«Mi hijo tropieza con frecuencia»

Estas son, a menuda, las palabras que las madres nos dicen en consulta. Pero, ¿qué hay detrás de esta frase? Normalmente, estos niños suelen caminar metiendo las puntas de los pies hacia dentro o con un pie delante de otro, por eso suelen tropezarse fácilmente.

Es habitual al observar a estos niños de pie en posición relajada que las puntas de sus pies estén hacia dentro como si se estuvieran mirando, cuando lo normal es que las puntas miren ligeramente hacia fuera.

¿Por qué ocurre esto? Hay diferentes etiologías que llevan a que el niño camine con las puntas hacia dentro: puede ser por problemas en las articulaciones de la cadera, rodilla y antepie o por vicios posturales. Es muy frecuente en niños que se sientan en posición de “W”.

 

w-sitting-modificado

 

 

En nuestra clínica realizamos una exploración completa de la extremidad inferior para detectar cuál es el origen y decidir el tratamiento a seguir. Normalmente se corrigen con plantillas personalizadas que ayudan a la extremidad a colocarse en posición correcta y ayudar a una marcha hacia delante. También se recomienda ejercicios para que la musculatura ayude a colocar los pies en una posición recta.

Es importante acudir a un especialista a partir de que el niño tenga 4-5 años y notemos o que anda con las puntas hacia dentro o que tropieza con frecuencia. Una detección precoz ayuda a corregir cuanto antes la deformidad.

Os dejo un vídeo muy interesante e ilustrativo sobre la marcha “con las puntas hacia dentro”: Solución para los niños que caminan con los pies hacia dentro.

En PieFit ¡ponemos en forma tus pies!

¿Cómo deben cuidar sus pies las personas con diabetes?

Cada 14 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Diabetes.

En otro post hablamos sobre qué es la diabetes y ahora queremos daros unos consejos para el cuidado de los pies de las personas que tienen diabetes.

Cuidados generales:

Observación y vigilancia diaria: si no se llega a ver la planta de los pies nos podemos ayudar con un espejo. Es importante hacerlos diariamente para valorar la presencia de heridas.

Lavado diario con agua tibia, preferentemente con ducha.

Prestar especial cuidado al secado del pie, muy importante sobre todo entre los dedos.

Las uñas deben cortarse rectas y si queda algún pico limarlo.

Uso de calcetines o medias de tejidos naturales, sin costuras y que no aprieten.

¿Qué calzado es el más recomendado?

Debemos usar un zapato dependiendo del tipo de actividad que vayamos a realizar, el clima y las condiciones del suelo.

Características del zapato adecuado:

El cuero permite la transpiración y ayuda a mantener los pies secos.

Ligero de peso.

Tacón no demasiado alto.

No usar zapatos de plástico o sandalias de tiras entre los dedos.

La compra del calzado debe realizarse al final del día y siempre debemos probarnos los dos pies.

Antes de calzarnos, revisar el interior para asegurarnos que no haya ningún cuerpo extraño.

 

Siguiendo estos consejos podremos evitar que nuestros pies sufran algún tipo de daño.

Y, sobre todo, siempre recomiendo a mis pacientes CAMINAR, es un buen ejercicio para cuerpo y mente.

Recomendaciones para el cuidado de los pies en Otoño

¿Por qué es importante cuidar los pies también en otoño?

Los cambios de estación suelen afectar mucho al pie. Esto ocurre, sobretodo, porque por las mañanas empieza a hacer frío y luego a medio día hace tanto calor que te sobra cualquier prenda de abrigo (por lo menos aquí en Andalucía). Este calor hace que los pies se hinchen dentro del zapato provocando rozaduras, uñas encarnadas…

El otoño también es una época importante para sanear los pies que durante el verano han estado expuesto a las sandalias, la arena, la playa, el calor, el sol… Normalmente en verano tenemos los pies mucho más secos que el resto del año, los talones se agrietan, las durezas duelen más. Por ello es recomendable que una vez pasado el verano y el calor visitemos al podólogo para eliminar las durezas, sanear las uñas, hidratar la piel, haciendo especial hincapié en los talones agrietados. En PieFit realizamos un tratamiento de hidratación con un complejo liponutriente de parafina ideal para esta época del año. Este complejo tiene  acción emoliente, antioxidante, regenerativa y reestructurante, justo lo que necesitamos para prepararnos a la llegada del frío.

Durante el otoño los pies también se verán sometidos a la humedad de los calcetines y el calzado, por ello es conveniente protegerlos de las posibles infecciones por hongos, sobre todo en las uñas. Una zona húmeda y a la vez oscura (como ocurre con nuestros pies en otoño) es un sitio estupendo donde pueden proliferar los hongos. Además, el roce de los zapatos con las uñas puede debilitarlas siendo más susceptibles a una infección por hongos. Para evitar esto, es importante secar muy bien los pies tras la ducha, uso de calcetines de algodón para que el pie transpire, cambio de calcetines tras la práctica de deporte, no usar zapatos estrechos o que rocen con las uñas…

Para terminar os dejo 3 recomendaciones para mantener vuestros pies sanos y cuidados:

  1. Mantener las uñas siempre cortas. El corte de las uñas de los pies debe ser recto.
  2. Higiene diaria de los pies y secado correcto, especialmente entre los dedos.
  3. Hidratación diaria de los pies.

 

En otoño… ¡Pon en forma tus pies!

Importancia de revisar los pies en las personas que han sufrido un ictus

El pasado 29 de Octubre se celebró el “Día Mundial del Ictus” y quería hablar sobre la importancia del cuidado de los pies tras sufrir un ictus porque muchas secuelas que quedan afectan a la forma de caminar.

Hablemos primeramente sobre qué es un ictus. El ictus o accidente vascular cerebral es la falta de riego sanguíneo en el cerebro, provocado frecuentemente por un bloqueo en las arterias cerebrales. La sangre es la encargada de aportar los nutrientes y el oxígeno necesario al cerebro, si las arterias están obstruidas, bien por una placa de ateroma o colesterol o bien por un coágulo de sangre, este oxígeno y nutrientes no pueden pasar a las células cerebrales, lesionándolas y provocando, muchas veces, la muerte celular.

Los factores de riesgo de padecer un ictus son la edad (se da más frecuentemente en personas mayores de 55 años), la hipertensión arterial, la obesidad, el sedentarismo y el consumo de alcohol y de tabaco.

A día de hoy, un 30% de las personas con ictus presentan parálisis, problemas de equilibrio, trastornos en el habla y déficits cognitivos.

En el pie, las secuelas más importantes que suelen darse son:

– La espasticidad: es la contracción permanente de los músculos, provocando en el lado afectado rigidez, dolor, falta de equilibrio y dificultad para caminar.

– Las neuropatías: se define como la falta de sensibilidad de la parte afectada. La persona suele notar hormigueo en la zona.

¿Por qué es importante vigilar los pies de estas personas?

La falta de sensibilidad en los pies hace que cualquier herida, corte o rozadura pasen desapercibida porque realmente no notan que le moleste o duela. Si estas pequeñas heridas no se curan puede originar un problema mayor como son las úlceras. Por ello es conveniente revisar periódicamente los pies para detectar precozmente cualquier herida.

Las personas con ictus suelen cambiar su forma de pisar, suelen sobrecargar un pie más que otro… Se les recomienda realizar un estudio biomecánico de la pisada para valorar los apoyos y sobrecargas.

También, al tener debilitada la musculatura son más propensos a sufrir caídas por ello se les recomienda el uso de calzado antideslizante y realizar ejercicios para fortalecer la musculatura.

En PieFit estamos a vuestra disposición para cualquier duda o pregunta que tengáis. Nuestro objetivo en “Poner en forma tus pies”.