Consejos para el cuidado del pie en el bebé

Hoy vamos a hablar sobre los cuidados que tenemos que tener con los pies los bebés, desde que nacen hasta que cumplen un año.

Cuando nace, el bebé es vigilado y explorado minuciosamente por el pediatra para detectar precozmente alguna anormalidad. Se les realizan las siguientes exploraciones:

– Exploración de cráneo y cuello, prestando especial atención a las fontanelas.

– Exploración de caderas: para detectar una posible displasia de cadera o lo que es lo mismo, luxación congénita, riesgo de futuras luxaciones y alguna alteración de la articulación.

– Exploración de abdomen.

– Auscultación de corazón y pulmones.

A parte de todas estas exploraciones tan importantes, el pediatra realiza una exploración general del bebé prestando también atención a sus pies para detectar algún defecto en sus dedos (dedo supraducctus: un dedo montado sobre otro),  presencia de polidactilia (tener un dedo más en el pie), sindactlia (dos dedos unidos entre sí)…

Darnos cuenta precozmente de estos problemas es muy importante porque los bebés no tienen formados totalmente los huesos y se pueden “moldear” más fácilmente. Esto nos interesa mucho en el tema de los dedos supraducctus o infraducctus (un dedo montado sobre otro, o un dedo por debajo de otro) porque mediante vendajes correctores podemos colocar los dedos en la posición correcta. Hay que tener en cuenta que el bebé ha estado 9 meses en un sitio pequeño y muy apretado y, en ocasiones, es esto lo que provoca alteraciones en los dedos por la postura que el bebé ha adquirido dentro del útero.

Muchas veces son los padres los que detectan alguna anomalía en los pies del bebé, es importante decírselo al pediatra o al podólogo para poder actuar lo antes posible.

A parte de esta vigilancia que debemos tener con nuestros niños, sobretodo los primeros días, os quiero dar algunos consejos generales para que los pies del bebé estén lo mejor cuidados posibles y no se produzcan futuros problemas:

– En primer lugar abrigarles los pies. Para que estén calentitos y evitar que cojan un enfriamiento. Siempre hemos escuchado que “los niños se resfrían por los pies”. Unos calcetines calentitos y que no les aprieten las costuras les irán muy bien.

– Los bebés no andan, por eso no se recomienda colocarles zapatos. Debemos evitar cualquier cosa externa que compriman los pies del niño y puedan producir roces. Están muy lindos con unos zapatitos, pero debemos evitarlos para disminuir el riesgo de alteraciones.

– Al vestir al niño con peleles o polainas debemos estar atentos a que no les queden pequeños porque si les quedan pequeño o muy justo el bebé tiende a colocar sus deditos encogidos. Lo ideal es que al vestirlo, la parte de los pies quede holgada.

– Una cosa que preocupa mucho a las madres es ¿cómo cortarle las uñas a los bebes? Las uñas de los pies hay que cortarlas rectas y no dejarlas muy cortas (siempre debemos dejar que se vea un poco del blanco de la uña), así evitaremos que en un futuro se les claven las uñas. Para que os sea más fácil de cortar podéis hacerlo después del baño.

Los pies de los bebés son muy delicados y moldeables, debemos prestarles mucha atención para cuidarlos y mimarlos lo mejor que podamos. Los pies lo van a sostener durante toda su vida, ¡qué menos que desde que nacen empezar a cuidarlos!

¡Pon en forma tus pies!