8 Consejos para paliar el dolor de los tacones

8 Consejos para paliar el dolor de los tacones

En PieFit sabemos que, muchas veces, se hace difícil para una mujer resistirse al uso de tacones, pese a que está demostrado que su uso trae consigo múltiples patologías (juanetes, dedos en garra, helomas interdigitales, acortamiento del tendón de Aquiles, sobrecargas metatarsales, esguines de tobillo…). Aún así, te damos una serie de recomendaciones para paliar las consecuencias negativas de este calzado, siempre y cuando se trate de días especiales, como lo son éstos.

1. ‘Sticks’ y ‘sprays’ antifricción
Aplicar sticks o sprays antifricción en las áreas más problemáticas (como el talón y la punta) antes de ponernos los tacones. Estos productos específicos crean una película protectora invisible sobre la piel que produce ‘efecto media’, evitando que el material del calzado la roce directamente.

2. Horma el zapato

Truco: llena con agua dos bolsas de plástico pequeñas (por ejemplo las específicas para congelados), ponlas dentro de los zapatos y guárdalos en el congelador. El tamaño de las bolsas aumentará cuando el agua se solidifique y los zapatos cederán. Otra variante es sustituir las bolsas de agua por papel de periódico.

3. Almohadillas y plantillas
Acolchar la zona metatarsal reducirá el gran peso soportado por esta zona al usar tacones y elevar el plano de apoyo del pie. Para ello, el podólogo elabora plantillas y almohadillas amortiguadoras que se colocan en la parte delantera del zapato (aunque también las hay para el talón o para todo el pie) y alivian la presión que ejerce en esta zona el peso de nuestro cuerpo.

4. Elegir modelos de altura media
Por evidente que parezca, si en lugar de empeñarte en calzar unos salones de 13 centímetros optas por una altura inferior a 5, el dolor decrecerá proporcionalmente a la disminución de curvatura a la que se someta el pie. Ya lo decía Manolo Blahnik cuando confesaba que su altura favorita son los tres centímetros (es el llamado ‘Kitten heel’).

5. Número exacto
Es fundamental elegir el número adecuado al comprar cualquier tipo de calzado, pero la tarea se hace imprescindible cuando se trata de los modelos de tacón. Si el zapato te queda un poco grande, el pie se deslizará hacia delante, provocando presión y dolor sobre los dedos del pie (con ampolla incluida). En el caso de las sandalias, es conveniente que lleven algún tipo de sujeción (por ejemplo, pulsera en el tobillo).

6. A prueba de resbalones
Si al dolor inhumano que de por sí producen ciertos tacones, añadimos que las suelas son resbaladizas, el caos está asegurado y el suplicio (al luchar apretando el pie para no caernos) será mucho mayor. Para evitarlo, existen unas pegatinas antideslizantes que se colocan en la parte delantera de la suela. También se puede recurrir al remedio de la abuela y hacer una serie de cortes en esta zona del zapato con ayuda de unas tijeras o cuchillo.

7. Zapatos de repuesto
Nunca viene mal tener un plan B. No hace falta decir que un par de zapatos planos de repuesto en el bolso pueden ser la salvación a terminar bailando descalza y con los pies negros. Las marcas lo saben, y por eso, distintas firmas comercializan bailarinas plegables (con bolsita y todo) para que puedas llevarlas cómodamente y usar en caso de emergencia.

8. Mejor con plataforma
Lo mejor para ganar altura y aguantar el tipo es optar por modelos con alza en la parte delantera.

Y si con estos consejos no mejoras… Acude a nuestra clínica PieFit, donde pondremos en forma tus pies.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies