«Mi hijo tropieza con frecuencia»

«Mi hijo tropieza con frecuencia»

Estas son, a menuda, las palabras que las madres nos dicen en consulta. Pero, ¿qué hay detrás de esta frase? Normalmente, estos niños suelen caminar metiendo las puntas de los pies hacia dentro o con un pie delante de otro, por eso suelen tropezarse fácilmente.

Es habitual al observar a estos niños de pie en posición relajada que las puntas de sus pies estén hacia dentro como si se estuvieran mirando, cuando lo normal es que las puntas miren ligeramente hacia fuera.

¿Por qué ocurre esto? Hay diferentes etiologías que llevan a que el niño camine con las puntas hacia dentro: puede ser por problemas en las articulaciones de la cadera, rodilla y antepie o por vicios posturales. Es muy frecuente en niños que se sientan en posición de “W”.

 

w-sitting-modificado

 

 

En nuestra clínica realizamos una exploración completa de la extremidad inferior para detectar cuál es el origen y decidir el tratamiento a seguir. Normalmente se corrigen con plantillas personalizadas que ayudan a la extremidad a colocarse en posición correcta y ayudar a una marcha hacia delante. También se recomienda ejercicios para que la musculatura ayude a colocar los pies en una posición recta.

Es importante acudir a un especialista a partir de que el niño tenga 4-5 años y notemos o que anda con las puntas hacia dentro o que tropieza con frecuencia. Una detección precoz ayuda a corregir cuanto antes la deformidad.

Os dejo un vídeo muy interesante e ilustrativo sobre la marcha “con las puntas hacia dentro”: Solución para los niños que caminan con los pies hacia dentro.

En PieFit ¡ponemos en forma tus pies!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies